primavera

Primavera, donde germinan las ideas y anidan los sueños

Alumni

En los momentos en los que la realidad aterra prefiero refugiarme en el subconsciente. Viajar bien lejos, para bajo el amparo de lo probable, sentirme más tranquila.  Optar por huir, correr y escapar a un paraíso inventado, creado por mi mente, en el que una imagen bella vale mil palabras.

Dolor, ese que se presenta como algo inevitable, ese invitado molesto que hoy por hoy nos ha invadido.  El mismo, que nos ha ocasionado daños irreparables en el corazón de nuestra sociedad. Una vez más, nos sondea para que no le olvidemos, para que notemos  su presencia,  acertando donde más duele.

dibujo-primavera

Dibujo realizado por la alumna de Comunicación Audiovisual, María Poyato

Pero quizá nos quede una alternativa, un consuelo. Una opción al sufrimiento, que suponga la elección final entre el drama y la continuidad diaria. Quizá sí, o quizá no. Quién sabe.

Vivimos enfrascados en una constante espiral de odio, una amalgama de pensamientos que  nos incitan a una antipatía general para con el mundo. Y es en estas circunstancias, cuando realmente yo tomo conciencia, detengo mi acostumbrado pensamiento y lo pongo en jaque. ¿De verdad quiero yo eso? ¿De verdad ese es el espíritu que deseo transmitir? Y es entonces cuando me digo a mi misma.  “¡Quieta! Que aunque se pare el mundo, tú no te bajas. Porque aunque desaparezca  el último atisbo de cordura, seguirás pensando, porque pese a que la simple idea de venerar un anhelo se acontezca utópica esta noche, mañana todo habrá cambiado.”

Resurgir. Eso, precisamente hacía un tal ave fénix. Y si para ello debemos sumergirnos en divagaciones y sueños, que así sea. Si tenemos que enlazar fantasías inventadas para escapar del horror diario, que así sea.

Yo en mi  renacer  recaigo una vez más en las garras del papel, recurro al silencio, a un sitio tranquilo como cobijo a tanta guerra. Mi sitio secreto y mi  guarida. En el que solo estamos mi pincel y yo recorriendo junto un folio virginal, por primera y última vez dándole vida.

Y hablando de vida, que alguien me explique ¿Cómo funcionan las reglas? ¿Quién crea las reglas de este juego?

Por si acaso yo me retiro de esta batalla antes de que se consuman todas mis vidas, no estoy dispuesta a contemplar pasiva como de una forma casi natural, algunos destruyen lo que yo peleo por construir.

La fantasía es un narcótico, mi bálsamo paliativo para redimir un dolor que no es opcional. Para pasar el trago hasta que nos recuperemos de este nuevo golpe.

Yo ya os he desvelado mi secreto. Tan obvio y tan cercano, que a menudo pasa desapercibido. La mente es ese lugar maravilloso donde se crean los sueños, donde los miedos toman fuerza y la esperanza reside inquieta rezando por salir. De nosotros depende pintar la realidad del color que queremos que sea.

Yaiza Calleja 

| , , ,
Posted on por