El profesor David Casamichana durante la prueba de un nuevo software para deportistas en UNEATLANTICO

Paso 0 en la prevención de lesiones

Facultad de Ciencias de la Salud, Opiniones Uneatlántico, Opiniones Universidad Europea del Atlántico

El profesor del grado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la Universidad Europea del Atlántico David Casamichana explica en este artículo la importancia de la prevención de lesiones en el deporte. ¡No te lo pierdas!

Las lesiones en el mundo del deporte son una de las situaciones más temidas por los propios deportistas y por sus responsables, con repercusiones a corto (no se puede competir durante un determinado periodo de tiempo) e incluso a medio-largo plazo (muchos deportistas no alcanzan el nivel competitivo que presentaban antes de la lesión).

El profesor David Casamichana durante la prueba de un nuevo software para deportistas en UNEATLANTICO

El profesor David Casamichana durante la prueba de un nuevo software para deportistas en UNEATLANTICO

Además, no se puede olvidar que las lesiones suponen un gasto sanitario importante, por lo que la prevención de las mismas resulta imprescindible dentro de cualquier proceso de entrenamiento deportivo.

Como se les explica a los alumnos del grado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la Universidad Europea del Atlántico, en la actualidad los avances en diferentes ciencias relacionadas con la medicina, la fisioterapia y el entrenamiento están provocando que estas afecciones sean cada vez menos frecuentes.

Según diferentes modelos vigentes (alejados de “la mala suerte” en la mayoría de los casos) se podría decir que para tratar de describir las causas de las lesiones en deportistas tienen que darse dos factores. En primer lugar que la persona tenga una predisposición a padecer tal lesión por determinadas características individuales propias y, a su vez, que se desencadenen ciertas condiciones o factores de riesgo extrínsecos al deportista que provoquen que sea susceptible de lesión.

En este contexto se puede decir, por lo tanto, que para que se produzca una lesión debe aparecer un “evento desencadenante”, una acción lesiva que se desarrolle en unas condiciones determinadas del individuo y del entorno.

Algunos de los factores de riesgo relacionados con el deportista que se han mostrado significativos en diferentes patologías son el género, la raza, la altura de la tibia, o la edad, y en estos casos la incidencia de los técnicos deportivos es nula. Sin embargo, dentro de este grupo de factores de riesgo internos aparecen otros que sí son modificables tras una adecuada intervención en el proceso de entrenamiento y que, por lo tanto, gestionados de manera adecuada van a reducir las probabilidades de padecer una futura lesión deportiva.

La falta de movilidad articular, la carencia de fuerza en régimen excéntrico, la fatiga muscular, la falta de simetría en los niveles de fuerza y/o potencia en musculatura agonista/antagonista y en extremidad dominante/no dominante, son algunos de los factores de riesgo propios del deportista que son modificables con el entrenamiento.

Para ello se debe evaluar a los deportistas y someterlos a un proceso de análisis cuantitativo y cualitativo que va a requerir en muchos casos el manejo de una determinada metodología de evaluación, y la utilización de tecnología (hardwares y softwares como los que actualmente se utilizan en el laboratorio de Biomecánica de la Universidad Europea del Atlántico).

Por tanto, antes de cualquier proceso de entrenamiento es necesario intentar descubrir estas “limitaciones” del deportista, que habitualmente permanecen ocultas al ojo humano, y para las que frecuentemente necesitamos de tecnología que ayude a descubrirlas.

David Casamichana es profesor-doctor en el grado de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la Universidad Europea del Atlántico

| , , , , , , , ,
Posted on por