reina

De cumpleaños en el examen de Historia de la Psicología

Alumni

¿Qué mejor manera de celebrar el cumpleaños que haciendo un examen? Esto mismo podemos preguntarle a Elena, estudiante del grado en Psicología de la Universidad Europea del Atlántico. Uno de sus exámenes parciales coincidió la semana pasada con su cumpleaños, por lo que se presentó a él con una corona dejando ver así que cumplía años.

Cuál fue la sorpresa al entrar en clase, que a su profesora de Historia de la Psicología, Ana de Diego, le pareció tan divertida la iniciativa que le sacó una foto y le dijo que podía hacer el examen entero con ella puesta. Elena, sin dudarlo un segundo, aceptó la propuesta haciendo de su examen parcial una experiencia más divertida.

 

Texto: Laura Lecuna / Foto: Ana de Diego

| , , ,
Posted on por

portadawp

La profesora Ana de Diego nos ayuda a superar los miedos

Alumni

“Todo lo que deseas está al otro lado del miedo…”

Esta frase tan acertada fue escrita por Jack Canfield, un autor norteamericano experto en motivación.

El miedo nos acompaña a lo largo de nuestras vidas y va tomando formas diferentes; de pequeños tenemos miedo a la oscuridad, en la adolescencia nos da miedo el rechazo social, y ya mayores tenemos miedo a enfrentarnos a la realidad y, sobre todo, a enfrentarnos a nosotros mismos.

Tener miedo nos lleva a adentrarnos en un callejón sin salida donde lo que nos paraliza se hace cada vez más grande. ¿Cuántas cosas hemos dejado de hacer por miedo? ¿Qué haríamos si no tuviéramos miedo? ¿A qué le tengo miedo? Preguntas como éstas pueden ayudarnos a empezar la reflexión, porque el autoconocimiento es la clave de una vida plena de éxito.

Vivimos rodeados de estímulos. Nos comunicamos de una manera frenética y, a veces, compulsiva. Respondemos mensajes de texto, whatsapp, tweets, email, pero dejamos poco tiempo para respondernos a nosotros mismos. Nos asusta hacernos preguntas, nos da miedo.

Superar el miedo es uno de los puntos principales del crecimiento personal. Por eso, es básico conocer nuestros miedos, ponerles nombre y, lo más importante, partirlos en pedacitos. Cuando los convertimos en pequeñas porciones de miedo, las posibilidades de vencerlo son más numerosas. Esa es la clave, y los profesionales de la psicología y el coaching lo sabemos muy bien.

Hay un ejemplo muy gráfico sobre el miedo. El esquiador inexperto que se enfrenta a una pendiente amenazante. ¿Qué puede hacer? Partir su descenso en etapas, en trocitos. Así, superarlas una a una le ayudará a conseguir su objetivo. Si se plantea bajar de una vez, el miedo le paralizará e, incluso, pondrá en riesgo su vida. Lo que vemos tan claro en un ejemplo gráfico, nos cuesta aplicarlo al resto de las situaciones.

alaska

El miedo se supera dividiéndolo en pequeños pedazos

Siguiendo con el ejemplo vemos que, asociados al miedo, están los pensamientos negativos (la parte cognitiva) y las emociones: angustia, sudores, palpitaciones… Todo junto es lo que da lugar al cuadro que en algún momento de nuestra vida hemos vivido todos.

El primer paso es cambiar la forma de pensar acerca de nuestros miedos. Pensemos por un momento en las connotaciones de la palabra miedo. Siempre lo asociamos a la parte negativa, a todo lo malo que nos puede pasar. Si pensamos en cambiar de trabajo, nuestra mente nos envía mensajes en negativo: no encontraremos otro trabajo, un cambio puede ser peor, la competencia es mucha, no estamos preparados. En cambio, se ha demostrado que las personas que triunfan y consiguen sus metas, asocian sus acciones a pensamientos positivos, a retos factibles, a movimiento y logro. Se visualizan logrando sus metas.

Entonces ¿qué podemos hacer para conocer nuestros miedos, pensar diferente sobre ellos y lograr controlarlos? Un ejercicio sencillo es coger lápiz y papel y anotar todo lo que nos decimos en negativo, aquellos mensajes que dan vueltas en nuestra cabeza y que, al anotarlos, van tomando forma en el papel.

Es sabido que cuando hablamos utilizamos una parte de nuestro cerebro, que no es la misma que cuando pensamos o escribimos. Pues bien, pasemos al papel las ideas negativas y analicemos hasta qué punto, al verlas escritas, van perdiendo importancia o pierden parte de su lógica. Probemos ahora y transformemos en positivo la lista que nos salió, inicialmente, en negativo. ¿Es posible transformarlo todo?

Una vez realizada la transformación escrita de lo negativo a positivo, analicemos cuantas frases tenemos y elijamos las que consideremos más importantes o más representativas en función de nuestro criterio.

Con el número elegido, pongamos una frase en cada hoja (tantas hojas de nuestra libreta como frases hayamos escogido) y asociemos acciones posibles que podamos llevar a la práctica y que estén en nuestra mano.

Si ha llegado hasta aquí y está pensando que el ejercicio no le servirá de nada, permítame decirle que ha caído en otra de las trampas que nos tienden nuestros miedos: buscar excusas o justificaciones para no hacer nada y seguir en la fase del pensamiento negativo.

Pues bien, si decide dejar las excusas a un lado y empieza a hacer algo, aunque solo sea una pequeña acción de las que ha escrito, se dará cuenta de que el ejercicio también le sirve para pasar a la acción sin pensar más. De esta forma, se sentirá mejor consigo mismo y empezará a asociar emociones positivas como alegría, motivación o mayor autoestima.

Acabamos de empezar a ejercitar un “músculo” nuevo, el que fortalece el pensamiento positivo en vez del negativo. Esto es un primer paso y como dice el proverbio, “una carrera de mil millas empieza por el primer paso”. Luego, una carrera contra el miedo empieza también por el primer paso. Sigamos entrenando.

Nadie dijo que fuera fácil, pero paso a paso se puede controlar el miedo. Que no sea éste quien nos controle. Esa es nuestra meta.

Ana de Diego

Profesora del grado en Psicología en la Universidad Europea del Atlántico

| , , ,
Posted on por

Ignacio-Ramos

El informático Ignacio Ramos destaca en su Masterclass la importancia del esfuerzo colectivo

Alumni

Recientemente se ha celebrado la IV Master Class de comunicación de la Universidad Europea del Atlántico, dentro del marco de la asignatura Soportes Multimedia.

Esta vez el protagonista de la charla fue Ignacio Ramos, licenciado en Ingeniería informática por la Universidad de Deusto y actual responsable del centro de desarrollo ágil de la empresa PROFILE que se encuentra ubicada en el parque tecnológico.

El objetivo principal de la charla fue abordar conceptos clave para el desarrollo de proyectos ya sean con base tecnológica o sin ella. Una información de gran utilidad para el desarrollo del PFC que los estudiantes de comunicación de segundo curso realizan para esta misma asignatura.

 

Master-Class-Ignacio6

 

En concreto habló del método Scrum, que como el mismo explicaba durante el coloquio “consiste en un proceso en el que se aplican de manera regular un conjunto de buenas prácticas para trabajar colaborativamente, en equipo, y obtener el mejor resultado posible de un proyecto. Estas prácticas se apoyan unas a otras y su selección tiene origen en un estudio de la manera de trabajar de equipos altamente productivos”.

Enlazando con esta metodología, el ponente quiso hacer hincapié en la importancia de la cooperación dentro de los equipos. “La cohesión  dentro del grupo es fundamental, las fuerzas individuales no valen nada si no reman en la misma dirección”.

Como buen castreño que es, se atrevió a hacer una curiosa metáfora entre la dinámica de la empresa y la de las traineras. ¿Las similitudes? Más de las que parecen a primera vista. Ignacio comenzó su argumentación resaltando factores clave como el trabajo en equipo y el liderazgo responsable. “En ambos casos es necesaria la figura de un líder que sepa con claridad guiar el rumbo de sus compañeros”, afirmó Ramos, “pero sin duda lo más importante, y el aspecto que a mí más me recuerda a la forma de trabajar en una trainera, es que ambas comparten el esfuerzo grupal. Quizá en el deporte naviero es una evidencia más clara que en la empresa, pero a pesar de ello la importancia en ambos casos es la misma. “La suma de fuerzas es lo que consigue que tanto el proyecto como la trainera lleguen a buen puerto”.

 

Master-Class-Ignacio

 

Además de estos valores hizo especial hincapié en un concepto: el éxito. Retomando con ello el debate que ya inició la profesora Ana de Diego en su Master Class.

Ramos afirmó que hay diferentes tipos de éxito, entre los que se encuentra el público (asociado a las cosas materiales) el profesional (asociado al éxito laboral) o el personal (que puede englobar desde plantar un árbol hasta formar una familia).

La cuestión a analizar entonces no fue ser o no exitoso, sino saber cuál es el tipo de éxito que nos interesa y en cual queremos centrar nuestros esfuerzos para obtener resultados. Utilizando de nuevo la ejemplificación lanzó una pregunta a los alumnos: ¿alguno se ve capaz en este momento de ser un Ironman finisher? . Obviamente la respuesta fue un no rotundo pero entonces incidió de nuevo sobre la cuestión añadiéndole un ligero matiz “¿y si entrenaseis cada día para ello?” En ese momento comenzaron a surgir las dudas y los primeros valientes que aseguraban que con un entrenamiento constante si creían poder alcanzar esta meta.

Para finalizar animó a los allí presentes a curiosear, a fantasear y luchar con constancia en lo que de verdad les apasione.

Porque los sueños son sueños hasta que te decides a hacerlos realidad.

 

Master-Class-Ignacio5

 

| , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
Posted on por