“La relación entre consumo de carne de cerdo y salud es una cuestión de equilibrio”

Posted on por
carne_cerdo

El médico de Familia del Centro de Salud de Siero (Asturias) y coordinador Nacional Grupo de Tutores de Semergen, Rodrigo Abad, intervino el jueves pasado en las Jornadas de Gastronomía y Salud que organiza el Colegio de Médicos de Cantabria. Al acto asistieron un grupo de alumnos de los grados de Nutrición Humana y Dietética, Ciencia y Tecnología de los Alimentos e Ingeniería de las Industrias Alimentarias y Agrarias de la Universidad Europea del Atlántico.

El doctor Rodrigo Abad destacó el valor nutricional de la carne de cerdo, separando los mitos de las realidades. Así a lo largo de su intervención desveló que la carne de cerdo no engorda e incluso recalcó que otros tipos de carnes blancas “engordan más”. De ahí que la relación entre el consumo de cerdo y la salud sea una cuestión de equilibrio.

Rodrigo Abad hizo un repaso histórico de la evolución del cerdo y destacó la importancia de su carne en la cultura y su influencia en nuestra sociedad. “Desde su domesticación el cerdo representó un medio de supervivencia en la especie humana en múltiples periodos de nuestra historia”, asegura el doctor Abad.

Asimismo, el doctor Rodrigo Abad habló del valor nutricional de la carne de cerdo, separando los mitos de las realidades. Según explicó, la carne de cerdo está rodeada de falsos mitos que no le hacen justicia. Para el especialista, “algunos cortes de la carne de cerdo se consideran como carne blanca, según la OMS”.

Igualmente, resaltó que tanto el lomo como el solomillo tienen menos grasa y menos calorías que cualquier corte de ternera o similar a la de aves. En este sentido destacó que las carnes blancas tienen un mejor perfil lipídico, primando los ácidos grasos monoinsaturados en su composición.

Para el especialista, nutricionalmente el diferenciador fundamental entre las carnes es la cantidad y calidad de la grasa que contienen y la carne de porcino contiene muchos nutrientes esenciales para el desarrollo del organismo humano y para un adecuado crecimiento infantojuvenil.

También expuso las propiedades nutricionales de la carne de cerdo, de su influencia como grasas saturadas sobre el denominado riesgo cardiovascular (RCV) y de sus recomendaciones de consumo en una alimentación saludable y equilibrada, haciendo hincapié en que la carne blanca del cerdo y, lo más conocido del cerdo, los jamones que son, sin duda, uno de los productos más populares, valorados y deseados de la gastronomía y forma parte de la denominada Dieta Mediterránea  con contrastado beneficio cardiovascular y son ricos en proteínas, vitaminas y minerales.

Por último, durante su intervención matizó que no hay dietas milagro”, pues en su opinión la dieta debe ser variada, y criticó que la población “funciona por modas y por recomendaciones generales que cambian con el paso de los años, y puso el ejemplo del cambio producido en el pasado al cambiar la mantequilla por las margarinas, el aceite de oliva o los pescados azules, etc…”

Para el especialista “hay que hacer una alimentación preventiva, frente a enfermedades como la diabetes, la obesidad, el cáncer o las enfermedades cardiovasculares” y recalcó que en el futuro para tener éxito en las terapias nutricionales hay que seguir “recomendaciones personalizadas en base a la secuencia genómica. La medicina del futuro se sustenta en ser personalizada, predictiva, participativa y preventiva”.

A la conferencia asistieron también el rector de la Universidad Europea del Atlántico, Rubén Calderón; la decana de la Facultad de Ciencias de la Salud, Sandra Sumalla, y el director del grado en Nutrición Humana y Dietética, Iñaki Elío.